Desde el viernes pasado las noticias, comentarios y artículos hablando sobre el Anteproyecto de Ley para el Fomento de la Financiación Empresarial que regula en su Título V el crowdfunding no pueden ser más negativos.

Titulares como “El Gobierno se carga el crowdfunding” reflejan lo que la sociedad ha decidido entender. Y sí, digo decidido entender porque se han centrado demasiado en los Artículos negativos incluso muchas noticias publicadas no han tan siquiera señalado que esta ley no es para todas las plataformas de Crowdfunding, tan sólo para las de Equity Crowdfunding y Crowdlending.

Tras leer el Anteproyecto completo no me queda otra cosa que decir que el Gobierno no quiere cargarse el crowdfunding sino respaldarlo a pesar de que haya algún punto en la propuesta que no sea del todo realista con las necesidades del sector.

Por ejemplo, todo el mundo habla sobre las limitaciones que aparecen en el artículo 69 de dicho Anteproyecto de ley que por cierto, dice así:

    69. Límites a la inversión en proyectos publicados en Plataformas de Financiación Participativa.

    La Plataforma de Financiación Participativa se asegurará de que ningún inversor:

    a) Se compromete a invertir o invierte a través de ella más de 3.000 euros en el mismo proyecto publicado por una misma Plataforma de Financiación Participativa.

     b) Se compromete a invertir o invierte a través de ella más de 6.000 euros en un periodo de 12 meses en el conjunto de los proyectos publicados por una misma Plataforma de Financiación Participativa.

Es cierto que estas limitaciones suenan a utopía, a desastre incluso, pero insisto, queda negociar mucho. Las Plataformas de Financiación Participativa conocemos la realidad del mercado y podemos argumentar que dichas limitaciones no tienen ningún sentido y que deberían ser mucho más amplias.

Otro aspecto a comentar es el el ámbito de aplicación. Según el artículo 43 del mismo anteproyecto.

    “tan sólo afectará a aquellos que inviertan en proyectos de los que pretendan obtener un rendimiento monetario y no lo hagan de forma profesional.”

Cabría especificar quién puede considerarse profesional a nivel de inversiones. ¿Un particular que opera a través de una red de Business Angels es un profesional?

Por último podríamos considerar conflictivo el artículo 51 sobre la “Prohibición de adquisición y de publicación de proyectos vinculados.” Sobre este punto tendremos mucho que negociar con el gobierno pero es una cuestión que no afecte a los inversores individuales sino a las propias Plataformas de Financiación Participativa.

Evidentemente las plataformas de Equity Crowdfunding y Crowdlending no estamos de acuerdo con estos límites ya que los consideramos bajos y totalmente fuera de mercado por lo que vamos a actuar para que cuando deje de ser Anteproyecto y se transforme en Ley, hayan sido aumentados y adecuados a la realidad de las necesidades.

Hasta aquí todo lo negativo que propone el Gobierno en los 36 artículos con los que pretende regular el crowdfunding. Ahora hablemos de lo bueno.

El Gobierno pretende que las plataformas estemos reguladas, inscritas en la CNMV y/o Banco de España y que existan unos requisitos mínimos para poder ser considerada como Plataforma de Financiación Participativa.

Además pretende que las empresas que seamos Plataforma de Financiación Participativa tengamos ciertas obligaciones sobre el tipo de coberturas legales que ofrecemos, sobre la información que facilitamos a los inversores, sobre la comunicación de nuestros modos de operación y facturación, sobre la publicación de los proyectos de inversión, etc.

A mi personalmente todo esto me suena bien, suena a transparencia, a fiabilidad, a solidez de mercado, a certificación de buenas prácticas. Y evidentemente todo lo que suena bien suele atraer al público y más a aquellos que quieren invertir y sacar provecho de sus inversiones.

Eliminar las dudas existentes sobre este nuevo modelo de financiación llamado crowdfunding es una tarea esencial que debemos realizar todas las plataformas que operamos en el mercado y hasta ahora todos los responsables de las mismas coincidirán conmigo en que es complicado explicar la cobertura legal que tenemos. Hablamos de Ley de sociedades, de regulaciones bancarias, de muchas cosas que no son nuestra ley de Crowdfunding.

Las plataformas de Equity Crowdfunding y Crowdlending llevamos tiempo esperando una ley que nos ofrezca garantías y cobertura legal y este Anteproyecto no es para nada destructivo si se lee con detalle. Evidentemente quedan muchas cosas por hablar y que hay puntos que requieren modificación pero si de 36 artículos tan sólo tres son conflictivos es que la cosa empieza bien.

Desde Mynbest vamos a poner todo nuestro empeño en que esta ley salga adelante, con las modificaciones oportunas y trabajaremos junto con las demás plataformas Equity Crowdfunding y Crowdlending para que esta ley nos permita crecer y consolidarnos como empresa y al crowdfunding como alternativa financiera.

EUGENIO CORELL EGEA

CEO & Co-Fundador de Mynbest Crowdfunding.

ley-crowdfudning