Entrevista a Luis Martín Cabiedes, Inversor y Socio de “Cabiedes & Partners SCR”

Luis Martín Cabiedes es uno de los inversores privados más importantes del ecosistema inversor español, conocido por sus grandes aportaciones en el sector de las ‘startups’ y su interés por los negocios tecnológicos que se encuentran en sus fases más iniciales.

Con 15 años de trayectoria como inversor, Martin Cabiedes también es socio de CABIEDES & PARTNERS, empresa fundada en 1998; e imparte docencia, desde hace seis años, en IESE Business School. Previamente, Martin Cabiedes fue CEO en la agencia de noticias Europa Press.

Lo esencial es diversificar las inversiones y asegurarse de que aquella que salga bien compense el resto de fracasos

Una de sus prioridades es invertir en proyectos que se encuentran en sus etapas iniciales ¿Qué le lleva a usted a decidirse por una ‘startup’?

Lo primero que un inversor debe preguntarse es: ¿Este proyecto está hecho para mí? Antes de decidir si un proyecto tiene potencial o no, uno debe tener muy claro qué es lo que está buscando y, a partir de ahí, decidir si quiere invertir o no en él. Sin duda, los proyectos deben encajar con su inversor. En mi caso particular, busco proyectos tecnológicos, basados en Internet, que estén en sus etapas iniciales. Del mismo modo, dichos proyectos deben permitir a sus inversores decidir el grado de implicación que les interesa tener y, por supuesto, tener un nivel de riesgo poco elevado.

Al seleccionar un proyecto, ¿por qué se deja llevar, por la intuición o la razón?

Una inversión es una decisión absolutamente racional que se debe tomar exclusivamente con la cabeza. No me refiero, sin embargo, a tomar decisiones en base a las proyecciones financieras, hay muchas otras formas de ser racional sin hacer un sólo número. Eso sí, si después de muchas horas de análisis, el corazón te dice que no debes invertir…debes hacerle caso.

Sin embargo, la razón no siempre acierta. ¿En alguna ocasión ha financiado un proyecto que no ha alcanzado el objetivo de inversión?

Sí, muchas veces. De hecho, lo normal en las inversiones es que salgan mal. Estudios estadísticos afirman que los inversores tienen un porcentaje de error del 80%. Es decir, sólo 2 de cada 10 proyectos en los que uno invierte saldrán bien. Por ese motivo, lo peor que uno puede hacer es ir en contra de la estadística. La solución: Diversificar las inversiones y asegurarse de que aquella que salga bien compense el resto de fracasos.

¿Cuales considera que son los puntos fuertes y débiles del ecosistema inversor español?

La cuestión en España es que existe mucho dinero, sobre todo desde los últimos años. Ésto aparentemente puede parecer únicamente positivo. Sin embargo, conlleva también aspectos negativos porque el exceso de dinero provoca una distorsión en el mercado. Por ejemplo, podemos encontrarnos proyectos que no valen la pena pero que, sin embargo, tiran adelante porque disponen de capital; y hay otros muy valiosos que se quedan a medio camino por falta de financiación. Lo necesario en España es encontrar el equilibrio.

Pero existe una nueva forma de financiar proyectos que está al alcance de casi todos: El ‘equity crowdfunding’. ¿Considera que es una alternativa viable a la financiación convencional?

Se trata de una vía que posibilita la financiación de proyectos y eso es positivo. Sin embargo, no es una alternativa aún consolidada en España. Podemos ver que, por ejemplo, en Estados Unidos el ‘equity crowdfunding’ tiene mucho más sentido porque allá disponen de mercados muy desarrollados. En España aún queda mucho por hacer.
Fuente fotografía: L’econòmic