El emprendimiento es una disciplina que debe enseñarse y cuidarse desde la escuela. A lo largo de los años hemos visto que en las mentes de los más pequeños pueden gestarse ideas verdaderamente valiosas.  Así lo corroboran las historias de Kathryn Gregory, Hart Man, Frank Epperson, George Nissen y Hester Greenwood, cinco niños de menos de 16 años que a su temprana edad tuvieron innovadoras ideas de negocio.

Las mangas ‘anti frío’ de Kathryn Gregory

Imagen

Kathryn Gregory, una niña estadounidense de tan solo 10 años, es la persona más joven en vender productos en Internet. Hace unos años, cuando la pequeña se encontraba jugando en la nieve, descubrió que sus muñecas se resentían con el frío y decidió que sería muy útil crear unas mangas especiales para colocarlas debajo del abrigo y los guantes y que sirviesen de calentador. Poco tiempo después, Gregory, con la ayuda de su madre, empezó a comercializar su producto, llamado ‘wristies’ que fue todo un éxito.

Las orejeras, una idea de Hester Greenwood

Imagen

El frío también preocupó a la adolescente Hester Greenwood cuando, con 15 años, sentía molestias en las orejas mientras patinaba sobre el hielo. La joven pidió a su abuela que le cosiese unas almoadillas a una estructura de alambre que ella misma había creado con la finalidad de proteger sus orejas. Fue en 1877 cuando nacieron las orejeras, que Greenwood patentó e hizo populares entre los soldados de la I Guerra Mundial, vendiendo un total de 400.000 pares en tan solo un año. Sin embargo, el éxito de su idea no frenó la imaginación de Greenwood, sino que la joven, a lo largo de su vida, patentó más de 100 inventos.

Las velas con olores masculinos, por Hart Main

Imagen

La historia de Hart Main empezó hace al rededor de 4 años, cuando su hermana se encontraba en la escuela vendiendo velas perfumadas con la finalidad de recaudar fondos. Main consideraba que dichas velas desprendían aromas femeninos que no correspondían con los gustos de los varones. Por ese motivo, en noviembre de 2010 Main, que entonces tenía 13 años, empezó a crear y comercializar velas que sí se adaptaban a sus cánones masculinos con olores como el café, la menta, la hierba o el bacon. Sin dudarlo dos veces, la familia de Main le animó a seguir con su iniciativa y juntos crearon una empresa: ManCan, que ya ha conseguido vender más de 25.000 productos en EEUU.

El famoso polo, un invento de Frank Epperson

Imagen

En 1905 nacieron los helados gracias a Frank Epperson, un niño de 11 años que, una noche fría de invierno, dejó una bebida de polvo de gaseosa y agua expuesta en el balcón y un palo con el que removió la mezcla. A la mañana siguiente, Epperson se encontró una masa compacta sujeta por un palo, que resultó ser, años después, uno de los dulces más consumidos en verano: el polo. En 1922, Epperson decidió patentar su idea y fue desde entonces que comercializó por todo el mundo más de 60 millones de polos.

La cama elástica, una creación de George Nissen

Imagen

El circo fue la inspiración de George Nissen, un joven de 16 años que se preocupó por el peligro que corrían los trapecistas haciendo acrobacias y dejándose caer sin una protección 100% segura. Poco después, creó en el garaje de sus padres un taller y empezó a construir una cama elástica, que perfeccionó durante sus estudios en la Universidad de Iowa. Cuando acabó el producto, lo registró y empezó a comercializarlo viajando por todo el mundo mostrando su uso.

Tú también puedes hacer realidad tu idea. No lo pienses y ponte en contacto con Mynbest para conseguir financiación.

Fuente de las fotografías: Wristies, solostocks.com, ManCan, elcorreo.com y camaselasticas.wordpress.com


Conoce más sobre Mynbest

Síguenos en las redes sociales: TwitterFacebookLinkedInFoundum y AngelList

O envíanos un e-mail a: hola@mynbest.com