Hoy analizaremos qué parte de tu startup debes ceder a los inversores que entren en tu empresa y la relevancia que deben tener estos.

En primer lugar, hay que diferenciar dos tipos de inversores: aquellos que invierten simplemente para obtener un rendimiento a corto, medio o largo plazo, sin el deseo de involucrarse en el negocio, y los que, aparte de aportar financiación, quieren formar parte del equipo y participar en la toma de decisiones, consejo de administración…

El primer tipo de inversores, los puramente capitalistas, basan su decisión en la valoración de la empresa, y en el porcentaje sobre el cual represente la ampliación de capital.

Es por esto que es de extrema importancia realizar una buena valoración y un buen informe donde se explique al detalle cada partida analizada y el motivo de su valor (porcentaje de crecimiento de ventas, costes operativos, EBITDA, costes financieros… Hay que ser lo más preciso y transparente posible para generar confianza al inversor y que éste invierta obteniendo el capital marcado por la valoración).

Es de extrema importancia realizar una buena valoración y un buen informe donde se explique al detalle cada partida analizada y el motivo de su valor.

Sin embargo, el trato con el segundo tipo de inversores debe ser ligeramente distinto. No solamente aportan capital financiero sino también humano y, a veces, este último puede ser mucho más importante de lo que uno se puede imaginar. Estos socios deben ser elegidos debidamente, teniendo en cuenta su experiencia, sector en el que han estado trabajando anteriormente (puede tener una red de contactos que ayude a impulsar la empresa en sus primero pasos), entre otros.

Por todos estas razones, hay que darle más privilegios que a un inversor “normal”, ya sea en un descuento en la valoración de la empresa (permitiendo así obtener más participaciones a cambio del mismo capital) o dándole una silla en el consejo de administración, entre otras varias opciones.

Es evidente que dejar entrar a alguien de esta manera en tu empresa no es tarea fácil ya que pasa a ser uno más del equipo, una opinión más en el consejo y un posible estorbo si no actúa como uno se piensa que lo hará antes de cogerlo. Por todo esto, se debe seleccionar con mucho cuidado a esa/esas personas que quiera/quieran formar parte de la empresa para evitar problemas en un futuro, dejando las condiciones de entrada y salida muy bien recogidas en el pacto de socios.

Gráfico socios por Mynbest
Preguntas para elegir inversores.

Este artículo es también disponible en QuéAprendemosHoy.com.