REGISTRO EN LA CNMV DE MYNBEST CROWDFUNDING

El pasado mes de abril, se aprobó la Ley 5/2015 del 27 de abril de la que ya os hemos hablado anteriormente. En esta ley se especifican todos los requisitos que las plataforma de Equity Crowdfunding (financiación de empresas vía ampliaciones de capital) y de Crowdlending (financiación de empresas vía préstamos) deben cumplir para poder operar en territorio español. El regulador para autorizar (o no) la operativa de las diferentes empresas no es otro que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV)el principal organismo en España para la supervisión de los mercados de valores y protección del inversor. Es el homólogo del Securities and Exchange Commission (SEC) de EEUU.

La CNMV debe saber cómo operan las plataformas de crowdfunding para garantizar que no existe riesgo posible de fraude

ley crowdfundingCon el fin de estimar si las plataforma de crowdfunding tienen o no la potestad de operar, la CNMV preparó un manual con todos los documentos que los interesados debíamos presentar para poder valorar si otorgar o no los permisos pertinentes. La fecha límite era el pasado 29 de Octubre y para entonces en Mynbest presentamos un extenso dossier con la friolera de 215 páginas.

La CNVM necesita saber cómo operan las plataformas, cuáles son los requisitos que piden a los proyectos, sus tarifas, los servicios que ofrecen, qué procesos siguen para cada uno de ellos, las personas involucradas detrás de la sociedad (empleados y socios) y otros muchos detalles, que en definitiva servirán para garantizar que los equipos están suficientemente cualificados, que se hacen los correctos análisis de los proyectos y que se reduce todo lo posible el riesgo de fraude.

Como bien sabemos, las inversiones en start-ups no son líquidas y consecuentemente no se puede disponer del dinero invertido cuando uno desea. Además son consideradas inversiones de alto riesgo (también alta rentabilidad esperada), y si no hubiera el control suficiente, el inversor quedaría muy desprotegido.

Con los mismos objetivos, otro de los requisitos que han establecido es que el dinero no pase por las manos de las Plataforma de Financiación Participativa (PFP) sino que se deberán utilizar Entidades de Pago que operan como intermediarios y que custodian el dinero durante las rondas de financiación.

Por último, a pesar de no cumplir los requisitos habituales de empresas auditadas, de ahora en adelante, las PFP deberán ser auditadas y para la aplicación ya se nos solicitó un Balance auditado a 30 de Septiembre y que nombráramos un auditor para los siguientes ejercicios.

Ahora sólo queda esperar a la resolución de la CNMV. Esperemos que todo esté en orden.

Os mantendremos informados.